lunes, 7 de agosto de 2017

Barca

Barca
60x50 cm.
Óleo sobre lienzo

Este cuadro se trata de una interpretación de otro cuadro del arquitecto y pintor Jordi Feliú (1952), de su serie de barcas.

Lo que más me atrae de este cuadro es la presencia de la barca, nítida y saturada, en medio de un paisaje etéreo, difuminado, donde parece que el aire y el agua se funden y abrazan en completa quietud.

lunes, 17 de julio de 2017

Puerto de la Bajadilla

Puerto de la Bajadilla
70x50 cm.
Óleo sobre lienzo

El Puerto de la Bajadilla es en sí mismo una síntesis de la evolución de la Marbella antigua a la moderna. A sus espaldas, las casas de aparejos de los barcos de pesca y más allá el Barrio, con sus antiguas casas de pescadores. Frente al puerto, el Mediterráneo más amable. En sus pantalanes conviven pequeñas chalupas y barcos de pesca, con modernos barcos de regata a vela y de recreo.

El Puerto de la Bajadilla es uno de los 4 puertos con los que cuenta Marbella (Cabopino, Bajadilla, Deportivo y Puerto Banús) pero tiene esa "cosa especial" que tienen los puertos de pescadores y que nunca tendrán los puertos deportivos.

En este óleo he buscado que la saturación de los colores le diese vida a los barcos y al agua en movimiento. El mar tiene una luz propia, y al plasmarlo en un cuadro hay que intentar respetar esa luz, esa energía, a través de los colores.


domingo, 19 de febrero de 2017

Playa de Bolonia

Playa de Bolonia
70x50 cm. 
Óleo sobre lienzo

En las aguas bravas el océano Atlántico, aún templadas por su contacto con el Mediterráneo, protegida entre Punta Paloma y Punta Camarinal, se abre la playa de Bolonia, donde agua, arena y viento luchan en una batalla constante por moldear el paisaje. El mar ofrece casi infinitas estampas de belleza sublime, pero allí donde las olas embisten con violencia la costa, la belleza se llena de emoción, de sobrecogimiento.

El tema de las marinas es recurrente en mi obra. Entre paisajes de montaña, ciudades, flores, siempre acabo volviendo al mar, a sus olas y su espuma, como si fuera lo más natural y donde mejor se sienten mis pinceles.

Gracias a Raúl Alcalá por las maravillosas fotografías que han inspirado este cuadro.

lunes, 26 de diciembre de 2016

Nostalgia

Nostalgia
70x50 cm. 
Óleo sobre lienzo

En el siglo XIX, Marbella era un referente nacional en la minería, con la instalación de los primeros altos hornos civiles de España. Estos hornos se establecieron en Marbella al descubrirse los yacimientos de magnetita de Ojén, a los que se añadieron las minas de hierro de Mijas, Benalmádena y Marbella.

Para transportar el mineral desde la mina del Peñoncillo, se construyó una línea de torres que mediante cables y cubas permitían que el hierro pudiera descargarse en barcos cargueros directamente desde la montaña. De esa línea de torres aún permanece en pie la última, precisamente la torre del carguero, testimonio del pasado industrial de Marbella y su importancia en la Revolución Industrial de todo el país.

Este cuadro es un homenaje a aquella época y aquellas gentes y al recuerdo vivo que supone la torre minera de la Playa del Cable.